REFLEXIÓN: JURAMENTO A LA BANDERA

Publicado: Martes, 07 Julio 2015

Diariamente nos vemos enfrentados a tomar decisiones. Normalmente se trata de resoluciones sencillas que no requieren de mayores análisis. Sin embargo hay decisiones que demandan tiempo, reflexión y madurez ya que ellas van orientando la existencia. Así, por ejemplo, decidir qué vocación seguir, si pololear o casarse en un momento determinado, exige más detención. Pues bien, en este contexto se enmarca el Juramento a la Bandera, una decisión que pide de la persona veracidad, libertad y rectitud de intención para que realmente sea un juramento comprometido.

Juramento a la Bandera en el que se invoca a Dios como testigo o garante de lo que se va a decir y de lo que se quiere hacer. Más aún cuando se trata de comprometer lo más preciado de una persona como es su propia vida. “El don del Nombre pertenece al orden de la confidencia y la intimidad. ‘El nombre del Señor es santo’. Por eso el hombre no puede usar mal de él. Lo debe guardar en la memoria en un silencio de adoración amorosa”. Por lo tanto, todo juramento está a la base del segundo mandamiento de la Ley de Dios que pide respetar el nombre de Dios y no jurar en falso. Juramento en falso que ofende a Dios pero también a la persona que lo realiza pues con ello pierde toda credibilidad, honor y respeto.

Como cada año, este 9 y 10 de julio, en todo el Ejército de Chile y especialmente en la Escuela Militar, los alumnos y soldados conscriptos realizarán su Juramento a la Bandera. Lo harán recordando el testimonio de los 77 héroes de la Concepción. Así, entonces, si a ellos les correspondió dar su vida por la Patria hace 133 años atrás, a las nuevas generaciones les corresponde hacerlo en el cumplimiento diario del deber y las virtudes. Pues no se llega a ser héroe de un día para otro sino en lo ordinario de la vida. Que la ayuda de Dios y la decisión de nuestros jóvenes por realizar el Juramento a la Bandera los lleve a cumplir lo que prometen.

Texto escrito por el Capellán de la Escuela Militar, Mayor Claudio Verdugo Cavieres.

Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter