CEREMONIA DE PREMIACIÓN INTERNA

Publicado: Viernes, 18 Diciembre 2015

9-1.jpg

Este 10 de diciembre, en el Aula Magna de la Escuela Militar, se realizó la ceremonia de premiación interna del IV Año de Escuela, promoción 2012 – 2015, para destacar y estimular a los alumnos que se han hecho merecedores a distinciones en el marco de la formación integral que recibe el Oficial de Ejército.

La ceremonia fue presidida por el Comandante de la División Doctrina, General de Brigada Carlos Novoa Vergara y contó con la presencia de Oficiales Generales, Oficiales Superiores, agregados de defensa y militares de países amigos, directiva del centro de profesores, invitados especiales, padres, apoderados y familiares de los alumnos que recibieron premios.

En la jornada, el Director de la Escuela Militar, Coronel Fernando Farías Moyano, se dirigió a los presentes destacando que estos reconocimientos demuestran que durante su permanencia en el instituto fueron capaces de encarnar con excelencia el mérito, felicitando a todos los cadetes próximos a graduarse, “puesto que han cursado con éxito un currículo de alto contenido académico, el cual entrega un especial valor a su condición de profesionales de las armas”.

En primer lugar, se reconoció a los alumnos que tuvieron los más altos rendimientos académicos dentro de sus respectivos niveles en el período lectivo 2015 con el  premio “Escuela Militar”. En el I A.E. destacó el Cadete Javier García-Campo Campos, en II A.E. el Cadete Gonzalo Muñoz Muñoz, mientras que en III A.E. elCadete Felipe Salas González,quien, además, fue nombrado como Comandante del Cuerpo de Cadetes para el año 2016.

Posterior a ello, se hizo entrega de estímulos y premios a los Subalféreces próximos a egresar, quienes destacaron tanto por sus aptitudes deportivas, académicas, conductuales y profesionales.

Durante la ceremonia se hizo entrega del premio a la tradición familiar-militar “Comandante en Jefe del Ejército”. El merecedor de este premio fue el Subalférez Marcos López Valenzuela, décima generación militar. “La tradición comenzó en el año 1603 aproximadamente, convirtiéndose ya en un gen que está radicado en nuestra familia. Como militar se debe actuar con el ejemplo personal, ser confiable y transparente, además de estudiar mucho, ser organizado y demostrar la buena formación que hemos recibido en el instituto”, señaló.

El alumno con las más altas calificaciones de la promoción, Subalférez Mayor Alfredo Randolph Fuentes, destacó que “este es un broche de oro que culmina los cuatro años de formación y que me llena de orgullo, al igual que a mi familia. El día de hoy, entrego el mando del cuerpo de cadetes a las nuevas generaciones y debo estar preparado y dispuesto a seguir entregando lo mejor de mí para lograr los objetivos propios y de las personas con las que uno trabaja”. Mientras que la primera antigüedad del Servicio Femenino, la Subalférez Karen Urbina Zaldívar, manifestó que “ha sido una gran experiencia estos cuatro años en el instituto, teniendo como pilar fundamental el trabajo en equipo, además de la perseverancia, constancia, confianza y sobre todo asumir las responsabilidades como un gran desafío, que implica mucho estudio, entrenamiento, capacitación y trabajo diario para ir superando los obstáculos. Esta etapa que finaliza la podría definir como misión cumplida”.

Encuentranos en Facebook
Síguenos en Twitter